Cortijo de las Hermanillas

Colaboradores del estudio de Antonio Jiménez Torrecillas. La Puebla de Don Fadrique (Granada)

¿Qué será mejor? ¿Reconstruir de nuevo estos muros o, por el contrario, contemplar este instante de su biografía, observar el estado de su construcción, analizar su actual aspecto? Estas ruinas, este grupo de piedras y tierra sabiamente dispuesta, tienen para nosotros la misma importancia que cualquier león del Patio de los Leones de la Alhambra. Las restauraremos con el mismo esmero. Las defenderemos y valoraremos con el apoyo de una nueva construcción que, a modo de vitrina expositiva, hace de la protección su razón de ser. Un muro habitado que contempla aquellos viejos muros que albergaron otras vidas, que venera cada uno de sus espacios y que, al descubrirlos, los dota de un nuevo significado: los integra en una nueva situación, en una suma de formas futuras de habitar este lugar.

 

 

El estado que presenta el cortijo podría demandar una reforma integral que rescatase su primitivo uso. Una transformación que hubiese arrastrado consigo la pérdida de cualidades que pertenecen al estado actual de su materia: su alta capacidad testimonial, la calidad de su construcción y, como no, la plástica y el innegable valor estético de esta primitiva fábrica. El proyecto respetará y protegerá estos atributos con simbólica devoción, distanciándose discretamente de la ruina, respetando su estructura enterrada, su arqueología. Y tomará su forma para admirar y abrazar esta obra maestra de la sabiduría popular.

©Antonio Jiménez Torrecillas