Vivienda doble en Alhendín

En plena Vega de Granada, en el municipio de Alhendín, se propone una vivienda para dos familias sobre un único solar. La relación con el espacio exterior será el motor que genere la propuesta.

Se plantean dos maneras de dialogar con el exterior. Por un lado, a través de una serie de elementos privados, cerrados, y orientados a patios individuales. En ellos se disfruta de un contacto directo con la naturaleza desde la intimidad de la habitación. Dichos elementos, tres por vivienda, será utilizados como dormitorios, contando con baño, un pequeño espacio de acceso y un espacio de almacenamiento, pudiendo tener otros usos como sala de juegos, despacho, etc.

Estas cajas individuales se adosan a un volumen longitudinal, un ambiente único, de doble altura, en el que se llevan a cabo las actividades comunes de la familia. El ritmo que crean los dormitorios y los patios hacia los que se abren, suponen una sucesión de llenos y vacíos, de luces y sombras que generan diferentes ambientes dentro de este espacio único. De esta manera, los muros de los dormitorios que entran en el volumen del espacio común se convierten en una superficie ideal para situar las instalaciones necesarias para los usos de cocina (a la entrada), comedor (en la zona central) y salón (al fondo).

Los espacios vacíos entre ellos, en relación directa con los patios, no tendrán un uso definido sino que la familia podrán alternar las actividades que quiera realizar en ella, desde comedor, zona de lectura, de juegos, etc.

La altura superior del volumen longitudinal permitirá el acceso a las habitaciones de planta alta, así como convertirse en un posible salón multiusos, en una situación privilegiada, en altura y mirando hacia Granada y Sierra Nevada.

Mientras que en planta baja nos centrábamos en el disfrute de la relación con el espacio cercano, el jardín o el huerto (lo que hemos llamado la escala táctil del proyecto); en planta alta, nos elevamos para disfrutar de la inmejorable orientación del solar y así controlar el paisaje (lo que hemos definido como la escala visual del proyecto).

Este proyecto se realiza con la intención de minimizar esfuerzos constructivos debido a las enormes posibilidades que ofrece el solar y que entendemos, debemos explotar. De tal manera, creemos que no es necesario realizar una gran excavación para construir una planta sótano, ya que los usos que se llevarían a cabo en él pueden ser resueltos de otras maneras más satisfactorias.

El proceso de adición o sustracción de volúmenes permite variar el número de espacios privados según las necesidades propias de cada una de las dos familia, obtenieno una edificación con un perfil aparectemente aleatorio, generado a partir de un proceso claro y estructurado. Es por tanto, un proyecto abierto, en el que a partir de unas pautas en la definición de estos dos tipos de espacios, la propiedad decidirá el resultado final según sus necesidades.